MARIO CALDERÓN - MAESTRO JUGUETERO


Mario Calderón 
Tendedor de puentes
María Elisa Espinosa  en http://www.eluniversal.com/estampas/anteriores/101206/encuentros2.shtml
¿Quién no lo ha escuchado mencionar al menos una vez en la vida cuando de juguetes se habla? ¿Cómo no reconocer sus carruseles, sus músicos, sus malabaristas y sus
submarinos amarillos? Mario Calderón ya es una marca registrada en Venezuela, aunque
no se malentienda lo que aquí se dice: en
realidad, las piezas de este músico y
juguetero, radicado en Mérida, terminan
siendo únicas para quien tiene la dicha de contar con ellas; pues en eso consiste
—o debería consistir— un juguete artesanal,
a diferencia de aquellos que se hacen uno detrás de otro y gracias al soporte de la gran industria. En ese quehacer a mano, cuidando cada detalle y creando historias que no se repitan demasiado, coincide Calderón con sus colegas, algunos de ellos sus propios maestros y muchos otros sus pupilos y seguidores. A propósito de esto, asegura no estar preocupado por el hecho de que en los últimos años le haya surgido competencia: “Siento que hay gente muy buena y muy importante en este noble oficio de hacer juguetes. Lo que sí podría decir es que yo serví de puente para abrir el espacio al juguete, para que fuera visto más allá de un objeto para entretener a un niño”. Inevitable, entonces, contar cómo fue que salieron los primeros maderos para armar ese camino hacia la reivindicación de la creatividad que se genera en el taller de un artesano, o cómo fue que las circunstancias llevaron a Mario Calderón a convertirse en una versión criolla de Gepetto. 

“Yo tengo cerca de 25 años en esto, pero en el momento en que decidí ponerme a hacer juguetes no tenía ni idea de que iba a ser un hacedor de juguetes. Todo surgió a raíz de Pilar Cabrera, una pareja que tuve, con quien conocí en Rubio la tienda de Elisa Ostos, que resultó ser una mina de juguetes. Nos hicimos asiduos visitantes de esa tienda y en uno de esos viajes Pilar me planteó que nos pusiéramos a hacer juguetes de madera. Así empezamos, pero poco después ella muere en un accidente. Tras eso, decido que en lugar de llorarla, mejor era tratar de construir eso que habíamos soñado, y es cuando decido convertirme en un hacedor de juguetes”.

 Así nació en 1990 el proyecto Juguetes del Pilar, que hoy se resume en su taller de confección de piezas artesanales, pero asimismo en La casa del juguete (con una exposición permanente de más de dos mil objetos que datan de 1890 hasta estos días), a lo que eventualmente se le unirá un taller-escuela como otro de los sueños que Calderón quisiera ver materializado algún día en su vida.

 Ahora bien, lejos de lo que algunos pudieran pensar sobre la posición que este juguetero tiene con respecto a las piezas en serie surgidas de una moderna máquina, el artesano expone un muy particular punto de vista: “Creo que cuando cualquier persona recibe un juguete o cualquier regalo y ocurre el efecto sorpresa, entonces está cumplida la meta del objeto. Por eso yo no tengo ningún prurito con respecto al juguete industrial ni con la computadora. Nada de eso, creo que lo importante en este oficio es crear”. Claro que nadie negará la enorme satisfacción que pudo representar para este juguetero el día que supo que un pequeño había elegido para su lista del Niño Jesús una pieza nacida en su taller. “Puedo asegurar que esa es una de las experiencias más sublimes que he tenido como hacedor de juguetes”. 

 
fotos cortesía : Nelson González Leal (Maracaibo, Edo. Zulia, 1965). Escritor, periodista y fotógrafo venezolano.
en -->  http://signusphotosite.com/2010/03/14/los-juguetes-de-mario-calderon-os-brinquedos-do-mario-calderon/

vídeo de CIENCIACONTIGO, producido por PIMENTÓN FILMS

MÉRIDA - EDO. MÉRIDA
CONTACTO : "Juguetes del Pilar", 
Calle 13 entre Av. 3 y 4, número 3 - 81
tlfs. 0274 - 252 9027
correo: juguetesdelpilar@yahoo.com